De Gandhi

De noche, con sueño pero pendiente siempre de mil cosas. Todas las cosas por hacer, las hechas, pensando en miles de ramificaciones de cada una de esas cosas, las que pueden salir bien, y las que pueden salir mal. Si, me preocupo demasiado. No tanto como antes, pero a veces demasiado. Y de pronto llegan mensajes a mi pantalla como el de arriba, como mandados por la providencia para recordarme de una manera muy poco ortodoxa, lo que realmente importa. Gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s