“La arepa, el pan nuestro de cada día” en Bocado de País

El maíz – el jefe altanero como le dijo Don Andrés Bello en 1826 – es originario de América. Según datos arqueológicos anda por aquí desde hace no menos de 80.000 años y en Venezuela desde el año 1000 antes de Cristo.

La Arepa es netamente indígena. Los indios remojaban el maíz, lo machacaban entre dos piedras, hacían pequeños discos de masa y las extendían en unas planchas refinadas de arcilla puestas al fuego. El aripo le dió el nombre a la Arepa.

Si bien los españoles le tuvieron cierto escozor al maíz cuando llegaron a América y se empeñaron en introducir el trigo, la Arepa se impuso. La arepa es democrática. No falta en la comida del pobre y sin hacer el menor esfuerzo se impuso en la mesa de los más pudientes. Y si en Venezuela todos tenemos algo de blanco, negro e indio, la arepa conoce la limpieza genealógica de su origen: es hija legítima del maíz.

Miguel Felipe Dorta Vargas nació en San Juan de Los Morros, es historiador y se fajó a investigar el origen de la Arepa como hacen los historiadores. Rigor, minuciosidad, documentos, referencias. Fue su tesis de maestría que convirtió en el libro Viva la Arepa.

Conclusión: más allá de su consumo, la Arepa representa una pieza irremplazable del imaginario nacional. Si algo hemos sido es un pueblo comedor de arepas. Es la dama de la gastronomía de nuestro país  con una perseverancia de hace poco menos de dos milenios. Miguel Enrique está haciendo un doctorado en historia moderna y contemporánea en México y allá lo conseguimos para que comparta su sabiduría de arepólogo.

ArepaNOTA
AREPAS REGIONALES

La Arepa, más que una palabra es un concepto, un referente cultural en cada región del país. Cada quien la hace a su manera pero siempre se llama Arepa. De trigo y medio dulzona en Los Andes, de plátano en el Zulia, la hay frita o asada, con huequito en el medio, finita o gruesa, de chicharrón o con ají dulce, las de colores que inventó Lutecia Adams con remolacha, zanahoria o amaranto, en Yaracuy las hacían inmensas y las vendían en porciones, las abombadas con anís, la Arepa pelá o la de maíz pilao. Pero siempre Arepa. El pan del venezolano. La Arepa bajo el brazo, arepita de manteca pa mama que da la teta o las arepas que le mete un equipo a otro en nuestro beísbol.

AREPAS CON PASAPORTE

Todos sufrimos con la diáspora. La obra de Cruz Diez es la escenografía de las despedidas. Pero los venezolanos no estamos acostumbrados a emigrar. Lo vivimos con dolor y nostalgia. Por eso tenemos urgencia de reproducir nuestra esencia a donde vayamos. Nuestros jóvenes venezolanos – todos muy bien formados y muy trabajadores – han creado cientos de areperas en más de 40 países. Las rellenan con nuestros sabores y las venden con nuestros nombres: pelúa, reina pepiada o de pabellón. No solo recuerdan su patria, sino que la promueven con verdadera pasión.

En Bocado de País, conversamos con los dueños de estas areperas alrededor del mundo:

1. Locos por las Arepas: Dueños del mapa mundi con ubicaciones de areperas

2. Petare – Venezuelan Street FoodUbicados en Londres

3. Arepa House: Ubicados en Australia

4. Arepa´s Israel:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s