El ejemplo de Bailey Matthews y Venezuela

Bailey Matthews es un niño con parálisis cerebral que completó un triatlón. Si, leíste bien… un triatlón.

En el video que se hizo viral en las redes sociales, se ve al pequeño llegando a la meta y  emocionado suelta la andadera que le ayuda a caminar y sale corriendo. Se cae y la gente no deja de aplaudir, se levanta y cae por segunda vez. Se vuelve a levantar y cruza la meta. Un momento realmente inspirador.

Venezuela es un país que también corre un triatlón desde hace 16 años. La diferencia es que pareciera que nos caímos, y nos ha costado un mundo levantarnos. Estamos en el suelo quejándonos de todo lo que nos rodea, echándole la culpa a la piedra que nos tropezó, pensando que otro atleta nos metió una zancadilla, y analizando de mil maneras la forma de levantarnos pero allí seguimos, lamentándonos en el piso.

Después de tantos años de tragedia y hoy sumergidos en lo que es quizá la peor crisis de la historia de Venezuela, veo con tristeza como la lucha de poderes en “líderes” de oposición, nos aleja del camino de lo que pudiese ser una oportunidad de oro para lograr los cambios tan necesarios para salir del  foso en donde permanecemos.

Se perdió la visión de salvar al país, por encima de los intereses personales de cada quien, en contraste con el fin último del gobierno que es mantener el poder, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Enfocados están ellos, como un bloque inquebrantable, mientras que en la oposición los líderes se parecen más a un capítulo de los tres chiflados.

Lo que nos falta a todos los venezolanos y especialmente a los que liderizan el cambio, es ese deseo inconmensurable de llegar a la meta. Nos falta  ese empuje que tiene Bailey de caer  99 veces y levantarse 100. Necesitamos sobre todo, entender que la meta es rescatar al país, y que eso se logra solo con el beneplácito de un pueblo que clama por liderazgos genuinos, con intenciones basadas en el bien de todos y no de unos pocos.

Si en el camino de este largo y duro triatlón de 16 años no hemos aprendido las lecciones necesarias, no cruzaremos la meta. Si por el contrario, logramos entender que el rescate del  país es nuestro objetivo principal, nos caeremos mil veces pero más temprano que tarde, romperemos la cinta de la llegada, cruzando por las razones correctas, la línea que nos conduce a un mejor país. Así como nos mostró Bailey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s